jueves, septiembre 06, 2007

Sea Change (2002)

Hace unos dias se me ocurrió hacer una selección y escuchar el mejor disco de cada año, desde el 55 al 2006 (nada que hacer)... el resultado, pasé horas y horas, y días escuchando musica... mirando el techo. En eso estaba cuando llegó el turno del 2002 y el elegido fue el Sea Change de Beck, y ahí me quedé pegado un tiempo. Es lejos su mejor album. Producto del quiebre en su relación con su pareja de entonces, es un disco lleno de melancolía y sinseridad, y que por cierto, lo hacen muy accesible (tomando en cuenta que el disco anterios, Midnite Vultures fue una verdadera locura excéntrica, además las letras se entienden). Aquí aparece toda la veta folck de Beck, por lo que predomina la guitarra acústica, todo muy bien acompañado por la producción impecable de Nigel Goldrich (Ok Computer de Radiohead), quien aporta sonidos y atmósferas, y la participacion de David Campbell (el padre de Beck) en los arreglos de cuerdas. Estas últimas le dan un cierto aire tipo Five Leaves Left de Nick Drake... bueno, aparte de toda la melancolía que hay dentro de los 52 minutos que dura. Porque Sea Change es un disco triste. Muy triste, pero que no alcanza a rayar en lo depresivo (aunque Round the Bend es lo más ondo, a lo que cae, y a lo que nos puede arrastrar). De hecho, el final del disco, deja una sensación... no sé si de esperanza, pero sí algo de paz, algo de alivio.

Mis favoritas... Paper Tiger, toda su musicalidad es exelente, sobre todo los arreglos de cuerdas. Todo tiene su tiempo,la guitarra, el bajo, la orquestación. Creo que es la mejor de todas.


Lonesome Tears, es la más triste, un tema para sentirse miserable. Aquí la orquestación le da un dramatismo tremendo.


Lost Cause, con la guitarra acústica marca la parte agridulce del disco. Un tema que es más animoso pero que de todas formas, suena melancolico. Es para ponerle atención ya que tiene una atmosfera enrarecida, llena de sonidos extraños, pero que de ninguna gorma molestan, sino que al contrario, la hacen más especial.


La apasibilidad de Already Dead me gusta mucho igual. Tiene algo relajante, como para dejarse llevar. ¡Será la siplicidad de la guitarra? No sé, pero simpre termino cantándola.


Algo de optimismo viene con Sunday Sun, tanto por la letra y la melodía. Es la única canción que tiene algo del antiguo Beck con lo estrepitoso del final.


En resumen, como dije, no es un album depresivo, sino triste pero calido, acogedor, y sobretodo, sumamente humano


4 comentarios:

Remus dijo...

Me gusta Beck, pero no soy tan experto como para conocer sus distintos discos y etapas.
Debe ser espectacular escuchar sus canciones en medio de esos paisajes patagónicos (siempre que uno no tienda a lo depre, eso sí)

Saludos, y gracias por el comment

The One dijo...

A mi me gustaba Beck cuando recien salio, en la epoca de "Loser", un himno en mis epocas adolescentes :D. Saludos.

Cristóbal Hurtado dijo...

A mí (nota disonante) no me gusta Beck, pero creo es que completamente productivo el que hayas buscado los mejores discos, momentos de ocio traen buenos resultados.

Saludos y, bienvenido!

Papelucho dijo...

pero "mutations" es un discazo pa levarse a la isla de lost y rajarle la guata al gordo hurley y su hype. bajare ese disco y matare la musica con una sonrisa sardonica en mi desfigurado rostro.