miércoles, noviembre 07, 2007

Hunky Dory (1971)


Cuando mi vieja vio la carátula del Hunky Dory, no podía creer que el de la foto era Bowie. Claro, ella lo vino a conocer en los 80's, cuando estaba en pleno periodo pop, totalmente opuesto a lo que fue su carrera en los 70's, y sobre todo a su período Glam. (en la carátula, Bowie tiene aspecto de una diva en decadencia). Por cierto, por esos días él mismo había afirmado (falsamente) ser gay.


Hunky Dory es como una isla dentro de este período. No tiene nada que ver con el disco anterior (The Man Who Sold The World, que es casi heavy metal) y muy poco con el que vendría (Ziggy Stardust…) En esencia, es folk, predominan el piano y las guitarras acústicas, todo esto enmarcado en melodías familiares que dan la impresión de haberlas escuchado desde siempre (y no lo digo porque el disco sea de 71, no tiene nada que ver). Es la esencia pop que posee. Y a pesar de ser folk, es un álbum muy diverso.


Lo más notable son los arreglos de piano que predominan casi en el albúm completo. Donde más se destaca son en temas como Changes, todo un clásico con algunos tintes soul; Oh! You Pretty Things, una canción con un coro sumamente exquisito. Eight Line Poem, que junto a la guitarra, arrastran melancolía y Fill Your Herat y Kooks, ambos temas del tipo Dance Hall. De ahí la diversidad de la que hablaba.


La parte más rockera viene con la balada orquestada Quicksad y la, un poco más frenética, Queen Bitch. Ambas son lo más parecido a lo encontrado en Ziggy Stardust.


Pero las verdaderas joyas de este álbum son lejos Life On Mars y The Brawley Brothers. La primera, es un tema de una belleza estremecedora, acentuado con una orquestación soberbia. Y el piano… desbordante en la segunda estrofa. Un tema perfecto por donde se lo "mire".


La otra es The Brawley, el tema que cierra el disco. Casi netamente acústico, su tranquilidad se ve interrumpida en los coros, enrarecidos con una melodía que pareciera viniera de muy lejos, como de otra dimensión. Y final mismo, tan extraño, deja una sensación inquietante, que solo puede ser el resultado (y la confirmación) de haber escuchado un disco simplemente genial.



4 comentarios:

camilop dijo...

Hola!
Esa etapa de Bowie tiene una onda especial... además varias películas han tomado esa época con esa banda sonora pa ambientar historias con la temática (Crazy, Velvet Goldmine, etc)

Q genial q vivas en Punta Arenas... yo me iría de vacaciones allá, odio el calor, jaja.

Saludos!

.::Cocoon::. dijo...

Woww!!...es que me encanta Bowie!...y de los discos viejos el ziggy stardust and the spiders from mars y este, el hunky dory me matan!

La kooks es una de mis preferidas con life on mars...y asi como una cancion suelta de otro disco me encanta Space Oddity.

Saludos de nuevo, tienes un excelente gusto musical.

Demas que ya sabes, pero deberias ver Velvet Goldmine...su musica es LO mejor. Bajate la banda sonora, si no la encuentras YO LA TENGO!

;P

Bye!

Remus dijo...

De la lista la única que ubico bien es Changes, pero creo que nadie puede discutir la genialidad de Bowie. Siempre un paso adelante en materia creativa que el resto.

Saludos!

Feñizio dijo...

Que bueno que les guste Bowie. Si poh, si es grande.
Igual tengo la banda de sonido de Velvet Goldmine. El título de la película es precisamente el de una canción de él. Es una muy buena banda sonora, mezcla de cosas antiguas (de la época), y actuales. Ojo con los grupos "ficticios" Venus in Furs y Wylde Rattz. En el primero participan entre otros, Thom Yorke (Radiohead)y Bernard Butler (Suede), y en el segundo, Thurston Moore y Steve Shelley, ambos de Sonic Youth.

Saludos