miércoles, noviembre 17, 2010

Al rescate II

Y empezó el proceso inverso; así como el año pasado llegaron mis viejos para ayudarme a instalarme acá en la Isla, hoy llegaron para ayudarme a embalar mis cosas.
De hace mucho tiempo que no cenaba en casa. Salimos a comprar algunas cosas por aquí cerca y mi vieja nos preparó la cena (que echaba de menos esto).
Y bueno, no podía faltar algo chistoso de mi vieja. Estuvimos viendo con mi viejo un documental sobre la Ciudad Prohibida de Beijing. De ahi se me ocurrió buscarla en el google earth con el ipoh para mostrársela y en eso llegó mi vieja a mirar también y quedó fascinada con el asunto... con el ipod y con que se puede ver los mapas. De ahí le mostré la casa de la mamá de Iván ya que como la tengo agregada en la agenda, da la opción de buscarla automaticamente. Uhhh, "que bonita se ve" fue lo que dijo. De ahí le mostré mi casa, la que también encontró que se veía bonita. Y de ahí me dirigí hacía la suya; pasé por unas calles cercanas, pasé por la plaza de barrio, y finalmente la casa, a lo que dijo "esa es mi casa? Dios, que rascucha. De verdad esa es? Que cagada!".

3 comentarios:

Christian Ingebrethsen dijo...

Jajajajajajaja, que bueno, veo que tu madre es una fuente de anécdotas. Espero que te vaya bien en la mudanza.

Besos.

Yo-Mero. dijo...

Suerte con la mudanza

tnf25 dijo...

ame de amor verdadero la ilustracion!!! felicidades y suerte en la nueva casa, que sea pronto un hogar!!!