sábado, abril 05, 2008

Mudanza

Así como adelanté anteriormente, me fui a vivir con Iván asu casa. El asunto es que justo se juntaron dos cosas para haber tomado esta decisión. Una es que la mamá de Iván se fue a vivir a Chiloé. Posiblemente vuelva en Mayo o Junio a pasar unos días y de ahí se iría definitivamente. He ahí el porqué de que me puedo quedar en la casa de Iván sin problemas. En todo caso él le dijo que pensaba llevarme para ayudarle con las cuentas, así que está al tanto.

Yo por mi parte igual había manifestado la idea de independizarme este año. La idea en un principio era irme a arrendar alguna casa. Pero como al final Iván se quedó solo, me fui para allá.

De todas maneras, igual voy a mi casa a almorzar, así que taaan independencia no es. Es que demoraría demasiado si me pongo a cocinar al almuerzo. A parte que así veo a Horacio, que lo echo de harto de menos. Lo malo de esto es que me entro a confundir. Por ejemplo se me olvida llevar el cepillo de dientes. Quiero comprar uno para dejarlo allá pero siempre se me olvida.

A pesar que dormimos juntos en su pieza, obvio, igual tengo pensado arreglar un dormitorio que sobra para mi. Es que igual necesito mi espacio para relajarme, escuchar música y esas cosas. Además que tengo que traer mi ropa. Tengo que despejarla un poco, pintar, colocar enchufes (tiene uno solo) comprar closet. Aún estoy pensando de que color pintarla, porque tiene un cubrepiso que está nuevo y sería un derroche cambiarlo, pero lo malo que es rojo intenso. Y además hay un sillón que me encanta, es azul oscuro… no sé, como petróleo eléctrico (se entiende?) pero es donde no sé me ocurre que color usar para que convine con estos dos.

Pensé que podría ser más traumático el cambio en esta primera semana. Es que antes de cambiarme, pensaba en como lo haría en las mañanas para levantarme y cómo hacer para llegar al trabajo. Gracias a Dios no ha sido nada del otro mundo. Lo bueno que tiene la casa de Ivan es que se calefacciona super rápido. En menos de 15 minutos después de haber encendido la estufa de la cocina (estufa, no cocina ni cocinilla), la tetera está hirviendo. En mi casa esto tardaba media hora, y un tanto más para que se tempere el resto de la casa. Ah me levanto solo, porque el entra más tarde que yo.

La locomoción para ahí mismo, por lo que llego a tiempo al trabajo. Hay un colegio, un liceo y u policlínico cerca lo que permite que siempre se desocupe algún colectivo.

Lo que si, me cuesta mucho levantarme. Si antes me costaba hacerlo "solito", ahora me cuesta más aun donde duermo abrazadito.

PD: gracias por los saludos.

2 comentarios:

Yo dijo...

Pues muchas felicidades por este paso tan importante en tu vida, bueno, en la vida de los dos. Entiendo perfectamente lo que cuesta levantarse cuando uno duerme con otra persona, y más cuando el otro no se levanta igual. Pero paciencia, con el tiempo encontraras la forma de hacerlo, al menos menos traumático. Un abrazo para ti y para Iván.

Fabio dijo...

Cuantos cambios... mudanza de casa, cambio de gimnasio. Tu historia parece mi historia. tres cambios de gimnasio en lo que va del año, y mudanza de Tenerife a La Coruña. A mi me descaomodo un poco, no se a ti
saludos