miércoles, septiembre 22, 2010

Celebrando el bicentenario en Santiago I

Ya estoy de regreso en la Isla, después de haber celebrado el bicentenario en Santiago. Más que la celebración, el viaje estuvo bueno. Al fin y al cabo, fue poco lo que hice que estuviera relacionado con la celebración y más nos pasamos carreteando con el Leo y sus amigos que nos presentó
Llegamos el viernes a las 6 de la mañana a Santiago y de ahí como a las 7 al hotel. Acá tuvimos un inconveniente, que en realidad fue para mejor. A pesar que teníamos reserva hecha desde el día martes, no había disponibilidad de pieza. Algo había pasado con el personal que lo cambiaron y ahí se armó toda esta confunción. Pero como solución, nos dieron la opción de ir a una sucursal del hotel que quedaba mas menos a dos cuadras de este otro y que al final, resultó ser mejor. Y al igual que en la otra sucursal, también nos dieron una pieza con cama matrimonial. No sé porqué, pero siempre nos dan con cama matrimonial.


Y aquí comienzan las aventuras: Después de dormir el resto de la mañana, porque como era de esperarse, no dormí nada en el avión, nos levantamos a eso de la 1 y partimos a Av. Providencia a almorzar, y de paso, hacer algunas compras como tenía pensado (incluso ya estaba mentalizado en comprarme algunos vinilos por ahí). Bueno, para decepción nuestra, estaba todo cerrado. Incluso "La Sartén Loca", que es donde acostumbramos a ir a almorzar. Me sentí re estafado, pero la salvación vino gracias al mall. Nos fuimos al Parque Arauco... Comentario aparte, pero que gay que está la ropa en Zara. Totalmente descartada.
Y en la noche de ese día nos juntamos con el Leo, que no lo veíamos desde ¿mayo?, cuando vino para acá. Nos presentó a tres amigos suyos, muy buena onda, dos de los cuales eran pareja hace cinco años y llevaban una vida bastante parecida a la nuestra, ya que uno de ellos estudia en San Felipe y se ven solo los fines de semana. Esa primera noche fuimos al Fausto y fue destrucción total. Bueno no tanto, en realidad lo que pasó fue que hicimos mucha mezcla. Yo de partida estuve tomando ron, pero en un momento uno de los amigos del Leo me invitó un vaso de pisco que al otro día me cayó bomba. Al Iván le pasó lo mismo. De echo el día sábado fue el más improductivo porque dormimos gran parte del día.
La noche del sábado fue lejos la más freak. Nos juntamos de nuevo con los amigos del Leo, esta vez en el departamento de uno de ellos, que a todo esto era un departamento espectacular, parecía museo, pero esa es otra historia. La cosa es que estuvimos harto rato allí haciendo la previa, y pensando a donde iríamos a bailar después. Incluso por ahí salio la idea de ir a alguna fonda a celebrar el 18. En eso el Leo nos dice que iba a llegar un amigo suyo al que nadie conocía. Cuando entró el susodicho al departamento, dio un saludo general a todos y se fue directo a sentar (!!!!). El Leo en ese momento se encontraba en el baño arreglándose porque tocó un gato y le dio alergia. Como el tipo andaba vestido solo con una musculosa, uno de los chicos le hizo el comentario que cómo andaba tan desabrigado y en respuesta el sugeto éste respondió algo así como que "es porque soy un hombre muy caliente".... (!!!!) Yaa, hubo un silencio sepulcral mientras todos nos mirábamos como con signos de exclamación e interrogación. En eso, el dueño de casa le preguntó como es que había llegado al departamento, y el tipo este dijo "bueno es que ustedes llamaron a la agencia". Ese momento me pareció sumamente surrealista debo decir. El Iván quedó escandalizado, me agarró de un ala y salimos del departamento sin que nadie se diera cuenta. Nos fuimos al Club Miel esa noche.
Al otro día siguiente nos volvimos a juntar con los chicos y ahí nos contaron que al sujeto este, le estuvieron haciendo algunas preguntas más, pero lo encontraron demasiado turbio,y que también en cualquier momento los asaltaban, así que lo despacharon para su casa. El domingo sí salimos todos juntos y fuimos a Bunker. Años que no entraba a esta disco. Estaba algo distinta pero la música sigue siendo la misma onda. Me aburre. Y qué manera de haber gente patética, de esos que creen verse regios pero que en realidad se ven ridículos. Una loca por ahí le preguntaron que cuanto años cumplía esa noche, según el 29... se veía como de 45. Ese gusto de quitarse la edad.
Fue la noche mas relajada. Igual el cansancio acumulado y bueno, aparte que la música no acompaña mucho.
Continua...

3 comentarios:

IGNACIORE dijo...

¡ Que alegría que lo hayan pasado tan lindo en Santiago! Lo bueno de las fiestas es celebrar, y espero que las cosas vayan bien y mejor en tu país vecino y amigo.
En cuanto a Iván ¡que parecido es a mi Gustavo!
La salida del departamento al llegar el tipo es copia de lo que nos ocurrió una vez.
Gustavo es para mí un Pilar de la Moral Gay je je je! Pero a la vez la posición sirve para ahorrar problemas y demuestra que quiere absoluta exclusividad contigo. Un fuerte abrazo para ambos desde santa Fe!

tnf25 dijo...

ah!! por acá el Bicentenario también fue motivo de mucha fiesta, de mucha critica también, pero hay que celebrar..saludos y felicitaciones!!!

Antonio dijo...

hahahaha
yo me hubiera quedado a que me asaltaran
yo como buen hombre mexicano estereotipado celebre mi bicentenario borracho
no se como le hice pero hasta el techo andaba gateando como en traspoiting
ya quiero que se llegue el centenario de la revolución en un mes, haber si ahora si termino como niño dios en un pesebre de tan borracho