lunes, marzo 26, 2007

Aniversario de la Disco

Bueno, aquí de nuevo comentando sobre el fin de semana… es que durante el resto de la semana no es mucho lo que pasa. Trabajo, después el gym, y de ahí ir a mi casa con Iván para cenar. No es mucho de lo que se puede hablar de esta rutina. Además que es en el fin de semana que nos juntamos con los amigos. Durante la semana cada cual con sus asuntos.

El sábado estuvo de cumpleaños el Pablo. Pero no pasó nada de nada. Cuando todo apuntaba que lo celebraríamos en la casa del Luchito (su pareja), al final nos dijo que no saldrían. Así que ni modo, nos juntamos en la casa del Janito. Pero igual bien. Invitó a una amiga quien fue con su pololo, súper simpáticos ellos. Incluso hasta bailé con él en la disco.

Ah fui con un "cambio de look". Me fui con una camisa que compré en nostalgic en las vacaciones y que fue todo un éxito. Recibí muchos elogios que me pusieron recontento. Es que por lo general siempre uso poleras y musculosas, pero ya me anduve cansando de tanta exhibición, aparte que ya tengo trillado ese look. Así que por eso decidí a usar camisas, que sean medias entalladitas. Voy a empezar a andar más tapadito.

Volviendo al tema, nos juntaos con el resto de la patota. Incluso llegó el Rodrigo, que estaba súper desaparecido, pero que lo echábamos de menos harto.

Cerca de las 2:00 nos fuimos a la Disco, que ese sábado estaba de aniversario. Entramos, y nada que ver con lo de la semana pasada. Estaba repleta. Incluso andaban algunos de los "antiguos" y que no se aparecían en años... sin comentarios.

Nos quedamos haciendo vida social en la barra y para variar me encuentro con uno de los vedetos, con el que siempre hablo en el gym. Bueno, ya cacha la onda, así que no me preocupo.

En un rato, fui al baño con Iván, y me encontré con un colega del rubro de mi trabajo. Creo que quedó plop cuando me vio (yo igual) pero después nos reímos por habernos encontrado allí. Lo único penca es que andaba con el sujeto de la semana anterior, ese que saludé sin darme cuenta. Mala compañía. Pero en fin, también vimos al cocinero del supermercado donde compramos comida preparada y que a veces nos atiende. No si andaba todo el mundo… antes de entrar, ahora que me acuerdo, nos estacionamos afuera para esperar a que llegara el auto del Janito, y en eso el Iván nos pregunta por un auto que estaba mas adelante y que resultó ser el auto antiguo que tenía (el de la estafa y todo eso). Quedamos plop cuando nos fijamos bien en la patente y resultó que si era. Quedamos cachudos porque hasta donde sabíamos, el tipo que lo compró no era gay. Y claro, al ratito después lo vimos salir con su polola. Parece que estaba medio pasado de copas porque se sentó de copiloto y ella se fue manejando.

A mitad de la noche vino el show. Miré solo el de unos amigos que hacen transformismo. El del vedeto no lo ví, una por pudor, donde lo conozco, nada que ver que lo ande mirando, y dos, su físico no me gusta, jaja, le falta sacar mas cuerpo y definir más (esta un poco gordito mas encima, ojo que esto es lo que he alcanzado a ver en el gym). Preferí tomarme un trago con el Marcelo en la barra. Cuando ya había terminado llegó el Rodrigo reclamando que lo tenía chico… en las cosas que se fija.

Nos sacaron un montón de fotos (la amiga del Jani). Por Dios, tal vez con qué cara salgo, porque vasos iban y venían.

Me fui a dormir donde Iván, y lo bueno fue que al otro día no tuve que hacer tanto show para salir de su casa.

Con respecto a la Disco, no había estado tan buena desde el año nuevo.

1 comentario:

Sergio Vogel des Feuers dijo...

Hola hola. Aquí llegando vía el blog de E&R.
Pues nada que la vida nocturna en mi caso, ya no es tanta, o sería preciso decir, no tanta en antros gays. Ya prefiero mejor ir a bares bugas con los amigos y ya.

Y el gimnasio, jeje, soy un flojo. Se supone que estoy yendo a unas clases de pilates, pero ya van dos veces que falto... además un amigo me dio una rutina básica... todo es técnica y fuerza de voluntad, me dice.

Saludos desde Ciudad de México.

Sergio.